Trabajamos mediante el enfoque comunicativo-afectivo (Krashen), el cual postula como imperiosa la adquisición de competencias comunicativas desde el mismo inicio del proceso de aprendizaje. A través de un ambiente ameno y el uso de las nuevas tecnologías se genera un ambiente propicio para que el llamado filtro afectivo (trabas emocionales del alumno) sea lo más bajo posible y no obstaculice el aprendizaje integral del idioma. 

Contamos con soporte bibliográfico y un acercamiento lúdico, brindando dinamismo y pluralidad de recursos, evitando la monotonía en clase con recursos de todo tipo (música, juegos, material didáctico, videos, audios, actividades comunicativas, etc.). 

Trabajamos con grupos reducidos (un máximo de diez personas por grupo) para facilitar un aprendizaje personalizado y, a la vez, no perder el dinamismo que se desprende de cada grupo humano. Este enfoque nos permite la interacción entre sus miembros, facilitando situaciones comunicativas reales y dinámicas.

También contamos con clases individuales para aquellos que así lo deseen.

Trabajamos de manera homogénea, respondiendo a estándares de calidad regidos por el Cuadro Común de Referencia Europea para las lenguas, que estructura el aprendizaje del idioma en seis niveles: A1, A2, B1, B2, C1, C2. 

Para más información hacer click en el siguiente enlace: <a href=”https://es.wikipedia.org/wiki/Marco_Com%C3%BAn_Europeo_de_Referencia_para_las_lenguas”>

https://es.wikipedia.org/wiki/Marco_Com%C3%BAn_Europeo_de_Referencia_para_las_lenguas